Guía práctica para leer noticias de ciencia

Las redes sociales se han convertido en nuestira principal fuente de información, priorizando la actualización constante de información por encima de la atención. Esta nueva forma de consumir la información ha incrementado la velocidad de las noticias pero también la propagación de la desinformación científica.

La desinformación no es un fenómeno nuevo, ni mucho menos, pero las redes sociales han creado nuevas dinámicas donde la información se visualiza, evalúa y monetiza en base a la popularidad y la inmediatez. Esto hace que la viralidad de «fake news» sea más rápida y tenga más alcance que las noticias verdaderas, ya que se aprovechan de muchos de nuestros sesgos cognitivos (post), como nuestra tendencia a seleccionar contenidos emocionales que confirmen nuestras creencias previas. Son además contenidos que compartirmos con grupos de personas afines (las llamadas cámaras de eco) y refuerzan nuestra visión frente a las críticas externas.

Debido a que las noticias sobre ciencia también se han visto arrastradas por estas nuevas dinámicas, podemos seguir unos sencillos pasos para leer las noticias de forma crítica (resumidos en la infografía adjunta). El uso de titulares sensacionalistas («un nuevo estudio demuestra», «la ciencia dice», etc.) o la publicación reiterativa de noticias populares como si fuesen nuevas, son prácticas comunes para fomentar el llamado clickbait y aumentar el número de visitas.

Antes de compartir una noticia sobre ciencia con un titular muy llamativo es importante comprobar el medio que publica la noticia y leer la noticia completa para comprobar que el titular refleja correctamente el contenido de la noticia. Estas dos rápidas prácticas nos facilitan detectar noticias que son solo clickbait o de medios que promocionan activamente las pseudociencias. Evitar compartir este tipo de noticias es especialmente importante cuando se trata de temas de gran impacto social como la vacunación (post) o el cambio climático (post).

También es aconsejable comprobar que en la noticia se citen los estudios científicos, ya que así podremos consultar los papers (post) directamente en las revistas científicas, normalmente de peer-review (post). Otra estrategia útil es comprobar si las noticias se han publicado en otros medios, como en la sección de noticias de las propias revistas científicas (p. ej. Nature o Science). Si quedan dudas siempre podemos repasar los conceptos científicos básicos (Wikipedia puede servir como punto de partida) que nos ayuden a entender qué dice la noticia antes de compartirla. Y si ya hemos compartido una noticia que luego sabemos que es falsa siempre podemos borrar el enlace de nuestro perfil para reducir su visibilidad en redes sociales.

Obviamente, una pequeña guía práctica no es suficiente para solucionar el complejo problema de la desinformación, que requiere medidas coordinadas a muchos niveles, desde los algoritmos de búsqueda en internet a los modelos económicos. Aún así, como lectores podemos aprovechar los recursos disponibles en internet para mejorar nuestro conocimiento científico (ver lista de recursos), aprender a detectar falacias (post) y desarrollar un pensamiento escéptico (post).

Guía para leer noticias científicas
Texto editado el 21 de Febrero de 2022

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s