La paradoja de Jevons afirma que a medida que la tecnología aumenta la eficiencia del uso de un recurso, es más probable el aumento del consumo de dicho recurso que su disminución.

No es ni mucho menos ni una ley ni un modelo científico pero es un fenómeno que se ha observado en múltiples ocasiones desde que Jevons describiese el incremento del consumo de carbón en Inglaterra en el s. XIX tras introducirse una máquina de vapor más eficiente.

En la automoción a pesar de la mejora en la eficiencia de los motores, la compra de coches más potentes (auge de los SUV) y el aumento de los kilómetros recorridos han evitado que hayamos podido reducir el consumo total (1).

jevons_ajanovic3

En los dispositivos tecnológicos la relación puede parece menos obvia, ya que móviles, portátiles o tabletas son dispositivos eficientes con un gasto enérgético bajo. Sin embargo, no solemos tener en cuenta que el consumo de energía asociado a las redes de comunicación y al almacenaje de datos (la conocida nube) supone un gasto energético muy importante y, que sin caer en catastrofismos, con toda probabilidad supondrá un consumo energético significativo a nivel global (2, 3).

jevons_energy-consumption

La paradoja de Jevons nos recuerda los efectos rebote de la eficiencia en un sistema que siempre aprovecha la energía disponible para intentar crecer indefinidamente.

Anuncios