Las teorías científicas como la teoría de la evolución son la forma más completa y rigurosa de conocimiento porque sus predicciones y principios se pueden contrastar y ampliar con evidencias. No son suposiciones (falacia de equivocación) ni una cuestión de opinión o creencias. Y las evidencias de la evolución son abrumadoras:

Se han documentado procesos de radiación adaptativa en pájaros y otros animales (descritos por Darwin en su estudio en las islas Galápagos), donde intervienen las mutaciones y la selección natural (1, 2), procesos de especiación por migraciones (3) o variaciones génicas en poblaciones reducidas debidas a la deriva genética (4).

evolucion_radiacion-adaptativa

La secuenciación del genoma ha permitido realizar árboles filogenéticos que muestran las relaciones evolutivas entre los seres vivos y la gran diversidad de bacterias en relación a animales y plantas (6) o la gran similaridad (99,8 %) entre los seres humanos y los chimpancés.

evolucion_arbol-filogenetico

Se han descubierto fósiles con rasgos intermedios entre tetrápodos (4 extremidades) acuáticos y terrestres (7), reptiles y aves como Archaeopteryx o antepasados del Homo sapiens como el Australopithecus afarensis (Lucy) o el Ardipithecus ramidus (Ardi).

Evolución_Hombre.jpg

Se han identificado homologías (partes de seres vivos con un ancestro común) como las extremidades de los tetrápodos (8), analogías (partes de seres vivos con ancestros diferentes) como las alas en insectos, mamíferos y aves, o una combinación de ambos como en la evolución de los ojos (9).

Shubin final.indd NS OLD.indd

 

Por si quedan dudas, otra lista con 15 evidencias publicadas en Nature.

El peso de las evidencias valida una teoría que ayuda a entender la evolución de la vida, un proceso extraño y asombroso que no necesita de ningún factor divino para ser extraordinario por sí mismo.

Anuncios